• Invitado

    Entrevista a  José Chong
    Gerente Regional de Operaciones del ramo de Marine para Latinoamérica – Bureau Veritas 

    ¿Podrías darnos una breve (realmente muy breve) historia de Bureau Veritas y sus labores en Latinoamérica

    Bureau Veritas, creada en 1828 y con sede en Paris, Francia, es una sociedad clasificadora que pertenece a la Asociación Internacional de Sociedades de Clasificación (IACS, por sus siglas en inglés), con más de 120 delegaciones de banderas a nivel mundial y con una flota de más 11 mil embarcaciones en lo que respecta a la rama marina que fue la fundadora de la compañía. Bureau Veritas tiene presencia en casi todos los países de Latinoamérica, certificando en diferentes actividades comerciales como lo son: agricultura, marina, transporte, sector público, laboratorios, productos de consumo, combustibles, industria, etc. En Panamá tiene presencia desde 1992 inicialmente con la rama marina y actualmente con Certificación ISO e Industria.

    ¿Quién es José Chong y cuáles son sus labores en Bureau Veritas?

    José Chong es Ingeniero Naval, egresado de la Universidad Veracruzana de Veracruz, México y Posgrado en Gerencia en Panamá, con más de 30 años de experiencia en el negocio de marítimo de la construcción naval en México, posteriormente reparación naval en Panamá y certificación de embarcaciones desde 1994 con Bureau Veritas. Cuenta con licencia de inspector para todos los tipos de embarcaciones, es auditor de los códigos ISM + ISPS+ MLC. Actualmente funge como Director Regional de Operaciones de la Rama Marina de Bureau Veritas para Latinoamérica Norte que abarca desde México hasta Perú y parte del Caribe, con un equipo de 13 inspectores, encargado de la coordinación de las inspecciones en la región, comercialización de los servicios, capacitación de los inspectores y clientes.

    ¿Cuáles fueron los principales desafíos de las sociedades de clasificación durante estos casi dos años de pandemia?

    El principal desafío fue preservar la seguridad de los inspectores y equipo de trabajo en general, establecer los procedimientos para cumplir con los requerimientos que dictaminan las autoridades de salud y de nuestros clientes al abordar sus embarcaciones. En cuanto a lo técnico, fue la capacitación y creación de tecnológica para las inspecciones remotas al igual que los ajustes a las reglas de clase. En el aspecto logístico las atenciones en el extranjero se vieron completamente limitadas por el cierre de muchos países y los requerimientos de largas cuarentenas, en fin, una época sin precedentes que marco todas las actividades comerciales, la mayoría de manera negativa.

    ¿Se vio afectada de alguna forma la implementación de convenios o nuevas regulaciones internacionales dirigidas a la industria naviera durante la pandemia?

    Por supuesto que sí, ya que se creó la inspección remota que se utilizó, principalmente, para posponer las inspecciones periódicas de las embarcaciones.

    A pesar de que sigue prevaleciendo la presencia del inspector abordo para acreditar las inspecciones periódicas (anuales, intermedias, renovación, etc.), se comprobó que se puede utilizar la tecnología para ciertos eventos.

    La OMI está trabajando en algunas modificaciones a SOLAS y a otros convenios que afectan a los buques, ¿cuáles de estas nuevas propuestas cree que serán más beneficiosas para la industria y para el planeta?

    La mayoría de las actualizaciones que la OMI está elaborando en la actualidad están dirigidas hacia la contaminación por emisiones y del manejo de lastre de las embarcaciones, son temas que tendrán un impacto significativo en el negocio marítimo por lo exigente y costoso de la implementación, pero es un paso que estamos forzados a dar por el evidente cambio climático. El problema que están enfrentando los dueños de las embarcaciones son los tiempos y la capacidad para cumplir con los requerimientos, tanto en el aspecto de disponibilidad de los equipos y precios, como de los astilleros que provean el servicio al igual que los especialistas.

    ¿Qué medidas se pueden tomar a futuro para que la implementación de estándares internacionales en la industria naviera no se vea afectada por situaciones como pandemias?

    Debemos reconocer que absolutamente ningún país estaba preparado para un evento como la pandemia del Covid-19, y que las embarcaciones no se vieron tan afectadas por su naturaleza de estar aisladas o navegando. A excepción de los buques de pasajeros, el resto mantuvo operaciones casi normales. Es evidente que estamos en un proceso de adaptación, debido al desconocimiento del comportamiento del virus, pero cabe resaltar que las medidas sanitarias que se mantienen en la actualidad, como el uso de cubre bocas, ha hecho que disminuyan la transmisión de otras enfermedades, por lo tanto, considero que mantener este tipo de medidas de sanidad minimiza el riesgo de que situaciones de transmisión de enfermedades o virus afecten cualquier negocio.

    ¿Han notado de alguna forma un descuido por parte de los armadores en el mantenimiento de condiciones óptimas de seguridad a bordo de los buques por problemas económicos, escasez de personal o cualquier otro factor?

    El problema más común que existe en la actualidad en las embarcaciones es la dificultad que tienen para recibir sus repuestos en los países que aún tienen sus fronteras cerradas. Las embarcaciones normalmente operan de manera cíclica, o sea visitando los mismos puertos. Aquellas que tienen la facilidad de visitar puertos con apertura no tienen problemas, pero si las que operan por ejemplo en el Caribe, están muy limitadas en lo que se refiere a la recepción de repuestos y cambios de tripulaciones, ya que los países no permiten ningún tipo de acceso ni recepción y mucho menos intercambio. Podríamos decir que el problema más significativo es la entrada de barcos a dique, por temas de contagios, falta de repuestos y viajes de los técnicos o especialistas.

    ¿Tienen alguna recomendación para los aseguradores marítimos (transporte de mercancías, seguro de buques, P&I, RC)?

    Capacitación para que tengan un mayor conocimiento del negocio y tipo de embarcaciones especiales que existen en la actualidad.

    Este artículo hace parte de la Revista ALSUM #15.
    X