• Desculpe-nos, mas este texto está apenas disponível em Espanhol Europeu. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

    Información de: www.accenture.com

    El Coronavirus COVID-19 es, de manera oficial, una pandemia que pone en alto riesgo la vida de las personas y el bienestar económico a nivel mundial y por ende las cadenas de suministro están sufriendo interrupciones y trastornos en todo el mundo, generando así una emergencia social y humanitaria. Poner en marcha un ciclo de movilización, detección, análisis, configuración y operaciones ante el riesgo ayudará a las empresas a adaptar sus cadenas de suministro y a proteger a la sociedad. De esta forma, se conseguirá también mejorar la capacidad de respuesta y la resiliencia de las cadenas de suministro, para que podamos protegerlas frente a posibles alteraciones futuras.

    Para llegar a esto, las cadenas de suministro deberán apoyarse en plataformas con capacidades en applied intelligence, inteligencia artificial y machine learning, mientras se asegura la transparencia de todo el proceso.

    Ante el crecimiento acelerado del Coronavirus y el mundo entrando y saliendo de cuarentenas, las cadenas de suministro han empezado a enfrentar diferentes disrupciones. El punto resulta ser relevante porque gracias a estas cadenas productos y servicios logran llegar de forma rápida y segura; por tal motivo los directivos han de tomar decisiones e implementar medidas con agilidad para asegurar que continúan operando y dando servicio a sus clientes y a la sociedad, al tiempo que protegen a sus trabajadores.

    De acuerdo a cifras del portal el 94% de las empresas del Fortune, es decir unas 1000, han experimentado disrupciones en su cadena de suministro por el Covid-19; un 75% de las compañías han sufrido un impacto negativo o muy negativo en su negocio; 55% creen que rebajarán sus previsiones de crecimiento (o lo han hecho ya).

    Asegura que las compañías deben actuar seguras y con rapidez para diseñar y ejecutar planes tácticos en el corto plazo que mitiguen los riesgos en la seguridad y la salud de las personas y que protejan el funcionamiento de las cadenas de suministro globales. Poner en marcha un ciclo continuo de movilización, detección, análisis, configuración y operaciones ayudará a optimizar los resultados y a mitigar riesgos.

    • En 72 horas: evalúa las operaciones actuales y prepara recomendaciones iniciales
    • En 1 semana: pone en marcha un centro de mando y empezará a desplegar una respuesta rápida
    • En 2 semanas: ajusta rápidamente las operaciones y continua con el ciclo de respuesta
    • En 4 semanas: afianza capacidades para que la operativa continúe

    Esto implica poner en marcha un enfoque holístico en la gestión de las cadenas de suministro. Las compañías han de ser lo suficientemente flexibles como para protegerse de posibles disrupciones que puedan llegar en el futuro.

    Lea la información completa y original en: www.accenture.com

    X