• Cargo Handbook            

    La manufactura de textiles es una industria importante que mueve anualmente más de 1 mil millones de dólares. Está basada en la conversión de tres tipos de fibra en hilo, luego, en tela y finalmente, en textiles. Con ellos se fabrican ropa y otros productos. El algodón constituye la fibra natural más importante, pero también se encuentran textiles en lana, seda, lino, cáñamo y yute. Pueden consistir en fibras naturales, ya sean de origen animal o vegetal, tales como la celulosa o viscosa, o fibras hechas a mano, tales como las poliamidas, o de mezclas de estos materiales.

    Distribución / Almacenamiento / Uso

    Debido a los procesos de degradación fotomecánicos, la exposición a la luz extendida pone a las fibras naturales y hechas a mano en riesgo; la seda natural, las fibras poliamidas, el yute y el ramio son particularmente sensibles. El empaquetamiento entonces depende de la etapa de procesamiento del textil.

    Debido a que los productos son fuertemente higroscópicos y absorben la humedad fácilmente, deben ser protegidos de la humedad. La humedad absorbida del entorno circundante o presente en el momento del empaquetamiento (también del agua de mar, la lluvia y la condensación de agua) resulta en manchas por crecimiento de moho, e incluso descomposición. Los contenedores deben estar secos y limpios. El espacio de almacenamiento debería estar lejos de fuentes de calor.

    Rango de temperatura favorable: 0 – 30°C. Temperatura de transporte óptima: 20°C ± 5°C. La exposición a temperaturas excesivamente altas causa arrugas y encogimiento. A temperaturas >30°C y a humedades >30%, la lana y la seda quedan en riesgo de deshacerse. A temperaturas y a humedades altas, el material viscoso tiene en particular riesgo de arrugarse. Con fibras de PVC, existe riesgo de encogimiento y endurecimiento a altas temperaturas. Las temperaturas excesivamente bajas resultan en pérdida de resistencia.

    Recomendaciones para transporte de textiles:

    Humedad: Humedad relativa: 65 – 70%, Contenido de agua: 7.85 – 8.50% (tela de algodón), Contenido de agua máximo para el equilibrio: 70%

    Ventilación: Condición de ventilación recomendada: tasa de intercambio de aire: 6 cambios/hora si el punto de rocío del aire externo es menor al punto de rocío del aire contenido.

    Factores de riesgo

    – Autocalentamiento / Combustión espontánea: el algodón sobre todo es muy propenso a la combustión espontánea
    – Humedad / Crecimiento de moho
    – Olores
    – Contaminación
    – Influencias mecánicas
    – Encogimiento / Reducción / Hurto

    Este artículo hace parte de la Revista ALSUM #14.
    X