• Sostenibilidad – ASG     

    Por:
    Ana María Cely, líder Administrativa de ALSUM

    Con el apoyo de Alejandra Díaz Agudelo, directora de Sostenibilidad de Seguros Bolívar, María Fernanda Alonso, Senior Marine Underwriter de Swiss Re y Natalia Mejía Hincapié, líder de comunicaciones de ALSUM.

    Los impactos de la pandemia por la Covid-19, el aumento en la conciencia de la diversidad y la inclusión, y los efectos del cambio climático han puesto el tema de la sostenibilidad como prioridad número uno de la comunidad empresarial.

    ALSUM no ha sido ajena a esta preocupación, por eso, en su plan estratégico para 2021 definió la Sostenibilidad como una de las líneas de interés, abordada principalmente desde los asuntos ambientales del seguro marítimo, la diversidad en el ramo y la atracción de talento para garantizar el relevo generacional y la excelencia en la suscripción de seguros.

    El actual concepto de sostenibilidad contempla el crecimiento responsable en tres ámbitos: social, ambiental y económico, y se resume en «satisfacer las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones». Este concepto apareció por primera vez en el Informe Brundtland, publicado en 1987 por la Organización de las Naciones Unidas, en el que se alertó sobre las consecuencias medioambientales negativas del desarrollo económico y la globalización, tratando de ofrecer soluciones a los problemas derivados de la industrialización y el crecimiento poblacional. Décadas después, la sostenibilidad continúa siendo un asunto de vital importancia, en el que se debe equilibrar de forma dinámica la protección del medio ambiente, el desarrollo social y el crecimiento económico, garantizando el bienestar de la humanidad.

    Sumado a la prerrogativa de la ONU en los años 80 de poner la mirada en el desarrollo sostenible, en 2015 divulgaron y adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible, también conocidos como Objetivos Mundiales, como un llamado universal para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino para mejorar la vida de todos. La Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible cuenta con 17 objetivos, que incluyen desde la eliminación de la pobreza hasta el combate al cambio climático, la educación, la igualdad de la mujer y la defensa del medio ambiente, buscando garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad.

    La industria aseguradora mundial no ha sido ajena a esta preocupación y en múltiples escenarios ha reconocido su papel estratégico en la consecución de un desarrollo sostenible, tomado medidas para aportar desde sus roles como gestora, tomadora de riesgos e inversionista.

    La actividad principal del sector asegurador consiste en comprender, gestionar y asumir riesgos; siendo pionera en la labor de alertar sobre los riesgos del cambio climático y las amenazas sobre la biodiversidad. En los últimos años, cada vez más aseguradoras han dado respuesta a las cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza (cuestiones ASG) en diferentes niveles y escalas. Entre las acciones relacionadas con ASG más comunes en esta industria se encuentran: 1) la facilitación de soluciones que pueden impulsar la sostenibilidad social y ambiental, desarrollando productos y servicios que respondan a las necesidades de un mundo en rápida transformación; 2) la promoción de acciones para prevenir y reducir el riesgo; y 3) la asignación de fondos a inversiones en distintos tipos de activos que promueven la sostenibilidad.

    Así mismo, cada vez más clientes solicitan de las empresas con las que se relacionan que adopten políticas de sostenibilidad, que sean responsables en la gestión medioambiental, que contribuyan al desarrollo social y que se comportan de manera ética con sus públicos de interés. Es por esto que cada vez más compañías aseguradoras han establecido políticas para encaminar su trabajo hacia una industria sostenible y muchas de ellas han adoptado el Pacto Mundial de las Naciones Unidas y los Principios para la Inversión Responsable, lo que demuestra la creciente influencia de la sostenibilidad en el mundo empresarial.

    “Las compañías de seguros que integran la sostenibilidad en sus operaciones comerciales pueden catalizar los tipos de flujos financieros y de inversión y las perspectivas a largo plazo necesarios para el desarrollo sostenible” Asegura Ban Ki-moon Secretario General de las Naciones Unidas.

    Roles de la industria aseguradora en las cuestiones ASG

    Con la promulgación de los Principios para la Sostenibilidad en Seguros (PSI, por sus siglas en inglés) presentados en la Cumbre de Río+20, celebrada en junio de 2012, se construyó un marco de referencia para el sector asegurador en todo el mundo para desarrollar soluciones innovadoras de seguros en el intento de hacer frente a los riesgos y oportunidades ambientales, sociales y de gobernanza.

    A través de estos principios, las aseguradoras que se unen a la iniciativa mundial asumen unas aspiraciones fundamentales y las convierten en acciones concretas, incorporando los temas sociales y ambientales a las decisiones de inversión, teniendo en cuenta los tres roles desde los cuales el sector asegurador puede aportar al desarrollo sostenible: como inversor, como asegurador y como empleador.

    Como empleador, las aseguradoras son contratantes de fuerza laboral directa (empleados) e indirecta (proveedores de servicios); esta relación impacta los tres ámbitos del desarrollo: social, económico y ambiental, por lo que se debería propiciar por la consolidación de empresas resilientes, mediante el fortalecimiento de la gestión del talento humano y la promoción del desarrollo sostenible, generando empleo digno, manteniendo la equidad de género, velando por el bienestar de los colaboradores e integrando planes ecoeficientes.

    De otro lado, las aseguradoras son grandes inversionistas institucionales, por lo que tienen una fuerte influencia en el desempeño económico de los países al ser un importante vehículo de captación de recursos para el apalancamiento de las actividades económicas; además, son potenciadoras de la implementación de mejores prácticas por su influencia en el comportamiento de los emisores.

    Desde este rol, las compañías deben identificar la alineación del portafolio actual con los temas de sostenibilidad y advertir los riesgos a mediano y largo plazo de las inversiones en algunas industrias, generando dinámicas sostenibles mediante el fomento a la inversión en actividades ambientalmente amigables, socialmente responsables y económicamente viables; contribuyendo en la transición hacia modelos económicos más limpios que reduzcan la dependencia de los combustibles fósiles.

    Por último, en su papel de aseguradoras, las compañías se deben enfocar en promover el desarrollo sostenible desde la gestión del riesgo, aumentando la resiliencia ante desastres generales y por cambio climático, y adelantando modelos de consumo y producción sostenibles, que favorezcan la inclusión financiera, la disminución de impactos ambientales, los hábitos de vida saludables y la transformación tecnológica.

    Anticipar riesgos e identificar oportunidades

    Nuestro mundo se enfrenta a retos ASG cada vez mayores. Este escenario de riesgos cambiantes está dando origen a unos riesgos diversos, interconectados y complejos. Para la industria aseguradora estos riesgos impactan en múltiples frentes, por cuanto pueden afectar el desempeño de los asegurados, la sostenibilidad de los proveedores y la estabilidad de las empresas en las que se invierte, aumentando los niveles de incertidumbre y requiriendo la adaptación de los portafolios y la creación de nuevas soluciones de protección.

    En el ramo Marine los riesgos altos o directos se encuentran en las áreas ambientales y sociales, siendo los más representativos:

    – Contaminación del aire, emisiones de gases de efecto invernadero y riesgos de transición.
    – Contaminación plástica
    – Transporte de animales vivos por más de 8 horas o en malas condiciones o animales ilegales / exóticos (vivos o muertos)
    – Trabajo infantil
    – Trata de personas
    – Trabajo forzado
    – Exposición a armas controvertidas

    Adicional a esto, se presentan riesgos de potencial elevado en las áreas de derechos humanos, prácticas insostenibles como Buques de pesca ilegal, prácticas de pesca o técnicas de acuicultura cuestionables; degradación ambiental y cambio climático.

    La industria aseguradora desempeña un papel protagónico en la identificación, gestión y mitigación de los riesgos ASG, para ofrecer protecciones confiables y de calidad, contribuyendo a tener una sociedad sana, segura, resiliente y sostenible.

    ¿Por qué apostarle a la sostenibilidad en seguros?

    La sostenibilidad en las compañías se basa en lograr el crecimiento económico de la mano del bienestar social, generando los menores impactos y mitigando los daños ambientales.

    A medida que vaya pasando el tiempo y se acelere la transición hacia una economía de cero emisiones netas, en la que no se emita más dióxido de carbono del que extrae de la atmósfera, y las demandas sociales de diversidad se vayan haciendo más evidentes, las compañías con una estrategia clara de sostenibilidad se impondrán ante sus públicos al inspirar confianza en su capacidad de transformación. En cambio, aquellos que no se preparen rápidamente experimentarán efectos negativos en sus negocios.

    “Cuanto más pueda una empresa demostrar su propósito para entregar valor a sus clientes, empleados y comunidades, mejor podrá competir y ofrecer beneficios duraderos y al largo plazo para los accionistas.” Asegura Laurence D. Fink, fundador, Chairman y Chief Executive Officer de BlackRock.

    Entre los afiliados a ALSUM hemos evidenciado la transformación decidida de muchas de las compañías, que a través de programas institucionales y políticas de inversión están innovando en sus procesos hacia prácticas más sostenibles, que les permita continuar creciendo sin comprometer los recursos de las generaciones futuras. Entre las compañías de seguros con una clara posición en los asuntos ASG destacamos a SwissRe, Munich Re, Sura, AXA y Seguros Bolívar. Esperamos que los temas de sostenibilidad que abordaremos desde este año en la Asociación tengan un impacto positivo en sus agendas y que cada vez más compañías incluyan en su agenda corporativa, la toma decisiones en pro del desarrollo de la industria de forma sostenible.

    Este artículo hace parte de la Revista ALSUM #14.
    X